Descripción general, síntomas y causas

¿Qué es la artritis idiopática juvenil?

La artritis idiopática juvenil es el tipo más frecuente de artritis crónica, o de larga duración, que afecta a los niños. Esta enfermedad ocurre cuando el sistema inmunitario ataca los tejidos sanos de las articulaciones.

La artritis idiopática juvenil se refiere a diferentes trastornos crónicos (de larga duración) que incluyen la inflamación de las articulaciones (artritis). Esto puede ocasionar:  

  • dolor en las articulaciones,
  • hinchazón,
  • sensación de calor,
  • rigidez,
  • pérdida de movimiento.

La artritis idiopática juvenil puede durar unos meses o años, o bien, puede ser una enfermedad que dura toda vida.

¿A quién le puede dar artritis idiopática juvenil?

La artritis idiopática juvenil aparece por primera vez en niños y adolescentes antes de que cumplan 16 años. Aunque la mayoría de los tipos de esta enfermedad son más frecuentes en las niñas, otros tipos afectan a los niños con mayor frecuencia, o a los niños y las niñas por igual. A los niños de todas las edades y orígenes étnicos les puede dar la enfermedad.

Si bien esta enfermedad no tiende a ser hereditaria, los niños con algún familiar con artritis de larga duración, incluida la artritis idiopática juvenil, tienen un riesgo un poco mayor de desarrollarla.

¿Cuáles son los diferentes tipos de artritis idiopática juvenil?

Hay varios tipos de esta enfermedad y cada uno tiene sus propias características. Por lo general, todos los tipos comparten los mismos síntomas de dolor en las articulaciones, hinchazón, sensación de calor y rigidez que duran al menos seis semanas.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis idiopática juvenil?

Los síntomas de esta enfermedad varían según su tipo, pero todas las formas de la artritis idiopática juvenil comparten los siguientes síntomas: dolor persistente en las articulaciones, hinchazón, sensación de calor y rigidez que generalmente empeoran en la mañana y después de tomar una siesta o de haber estado sentado por un período prolongado.  

Muchos niños, especialmente lo más pequeños, no se quejarán del dolor. Uno de los signos iniciales puede ser cojear en las mañanas por tener la enfermedad en una o en ambas piernas.

Los síntomas de la artritis idiopática juvenil pueden empeorar (brotes) durante algunas semanas o varios meses, seguidos por períodos de tiempo en que los síntomas mejoran (remisión). Algunos niños solo tienen uno o dos brotes y nunca vuelven a mostrar síntomas, mientras que otros tienen muchos brotes o síntomas que nunca desaparecen por completo.

Además de los problemas en las articulaciones, la inflamación asociada con la artritis idiopática juvenil puede causar otros síntomas, como:

  • Inflamación en los ojos. Es importante hacer exámenes frecuentes de la vista a los niños con esta enfermedad, ya que esta inflamación puede ocasionar problemas en los ojos y pérdida de la vista.
  • Cambios en la piel, como erupciones.
  • Fiebre.
  • Problemas de crecimiento.

¿Cuáles son las causas de la artritis idiopática juvenil?

En el caso de esta enfermedad, el sistema inmunitario del cuerpo, que normalmente ayuda a combatir infecciones y a sanar cortadas y heridas, ataca por error algunas de sus propias células y tejidos sanos. El resultado de esto es inflamación, lo que ocasiona dolor, hinchazón, sensación de calor y rigidez.

Los médicos no saben por qué el sistema inmunitario ataca tejidos sanos en el caso de niños con artritis idiopática juvenil, pero creen que se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales.

Estudios clínicos

Información relacionada

Ver/Descargar/Pedir Publicaciones