¿Qué es?

¿Qué es la artritis idiopática juvenil?

La artritis idiopática juvenil es el tipo más frecuente de artritis crónica, o de larga duración, que afecta a los niños. Esta enfermedad ocurre cuando el sistema inmunitario ataca los tejidos sanos de las articulaciones.

La artritis idiopática juvenil se refiere a diferentes trastornos crónicos (de larga duración) que incluyen la inflamación de las articulaciones (artritis). Esto puede ocasionar:  

  • dolor en las articulaciones,
  • hinchazón,
  • sensación de calor,
  • rigidez,
  • pérdida de movimiento.

La artritis idiopática juvenil puede durar unos meses o años, o bien, puede ser una enfermedad que dura toda vida.

¿A quién le puede dar?

¿A quién le puede dar artritis idiopática juvenil?

La artritis idiopática juvenil aparece por primera vez en niños y adolescentes antes de que cumplan 16 años. Aunque la mayoría de los tipos de esta enfermedad son más frecuentes en las niñas, otros tipos afectan a los niños con mayor frecuencia, o a los niños y las niñas por igual. A los niños de todas las edades y orígenes étnicos les puede dar la enfermedad.

Si bien esta enfermedad no tiende a ser hereditaria, los niños con algún familiar con artritis de larga duración, incluida la artritis idiopática juvenil, tienen un riesgo un poco mayor de desarrollarla.

¿Cuáles son los tipos?

¿Cuáles son los diferentes tipos de artritis idiopática juvenil?

Hay varios tipos de esta enfermedad y cada uno tiene sus propias características. Por lo general, todos los tipos comparten los mismos síntomas de dolor en las articulaciones, hinchazón, sensación de calor y rigidez que duran al menos seis semanas.

¿Cuáles son los síntomas?

¿Cuáles son los síntomas de la artritis idiopática juvenil?

Los síntomas de esta enfermedad varían según su tipo, pero todas las formas de la artritis idiopática juvenil comparten los siguientes síntomas: dolor persistente en las articulaciones, hinchazón, sensación de calor y rigidez que generalmente empeoran en la mañana y después de tomar una siesta o de haber estado sentado por un período prolongado.  

Muchos niños, especialmente lo más pequeños, no se quejarán del dolor. Uno de los signos iniciales puede ser cojear en las mañanas por tener la enfermedad en una o en ambas piernas.

Los síntomas de la artritis idiopática juvenil pueden empeorar (brotes) durante algunas semanas o varios meses, seguidos por períodos de tiempo en que los síntomas mejoran (remisión). Algunos niños solo tienen uno o dos brotes y nunca vuelven a mostrar síntomas, mientras que otros tienen muchos brotes o síntomas que nunca desaparecen por completo.

Además de los problemas en las articulaciones, la inflamación asociada con la artritis idiopática juvenil puede causar otros síntomas, como:

  • Inflamación en los ojos. Es importante hacer exámenes frecuentes de la vista a los niños con esta enfermedad, ya que esta inflamación puede ocasionar problemas en los ojos y pérdida de la vista.
  • Cambios en la piel, como erupciones.
  • Fiebre.
  • Problemas de crecimiento.
¿Cuáles son las causas?

¿Cuáles son las causas de la artritis idiopática juvenil?

En el caso de esta enfermedad, el sistema inmunitario del cuerpo, que normalmente ayuda a combatir infecciones y a sanar cortadas y heridas, ataca por error algunas de sus propias células y tejidos sanos. El resultado de esto es inflamación, lo que ocasiona dolor, hinchazón, sensación de calor y rigidez.

Los médicos no saben por qué el sistema inmunitario ataca tejidos sanos en el caso de niños con artritis idiopática juvenil, pero creen que se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales.

¿Hay alguna prueba?

¿Hay alguna prueba para la artritis idiopática juvenil?

No existe una sola prueba que los médicos puedan usar para determinar si su hijo tiene esta enfermedad. Los médicos pueden:

  • Revisar el historial médico de su hijo y hacerle un examen físico.
  • Ordenar pruebas de laboratorio.
  • Ordenar pruebas de imágenes, como rayos X, ultrasonidos o resonancias magnéticas (MRI, por sus siglas en inglés).
¿Cómo se trata?

¿Cómo se trata la artritis idiopática juvenil?

La mayoría de los niños con esta enfermedad necesitan una combinación de medicamentos y un estilo de vida saludable, lo que incluye una dieta balanceada y ejercicio, para lograr los objetivos del tratamiento. Entre estos objetivos, se pueden incluir los siguientes:

  • Controlar la inflamación.
  • Reducir el dolor y la rigidez.
  • Prevenir el daño de articulaciones y órganos.
  • Mejorar la función de las articulaciones.
  • Promover el crecimiento, el desarrollo físico y un buen comportamiento social.
  • Lograr su remisión (es decir, la enfermedad no presenta ningún síntoma o actividad, o son pocos).
  • Permitir la plena participación en las actividades de la vida diaria (por ejemplo, en la escuela, el trabajo, los deportes, o en la vida social o familiar).

El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos, tanto para disminuir el dolor y la hinchazón, como para retrasar el daño en las articulaciones.
  • Terapia física para:
    • Aliviar el dolor.
    • Ayudar a que las articulaciones afectadas se muevan mejor.
    • Fortalecer los músculos.
    • Evitar lesiones debido a alguna actividad deportiva, o por cualquier otra actividad física.
  • Atención médica con regularidad, para determinar de qué manera está funcionando el tratamiento y si es necesario ajustarlo.
¿Quién lo puede tratar?

¿Quién puede tratar la artritis idiopática juvenil?

Por lo general, varios proveedores de atención médica tratan esta enfermedad. Primordialmente, la artritis idiopática juvenil se trata con:

  • Reumatólogos pediatras, que se especializan en tratar la artritis y otras enfermedades de los niños que incluyen las articulaciones, los huesos, los músculos y el sistema inmunitario.

Entre otros miembros del equipo de atención médica de su hijo, se pueden incluir:

  • Profesionales de la salud mental, que pueden ayudar a los niños a sobrellevar las dificultades que enfrentan en el hogar y la escuela, que pueden ser debido a su afección médica.
  • Terapeutas ocupacionales, que enseñan formas de proteger las articulaciones, aliviar el dolor, realizar actividades de la vida diaria y conservar energía.
  • Oftalmólogos, que diagnostican y tratan enfermedades de los ojos.
  • Ortopedistas, que se especializan en el tratamiento y la cirugía en el caso de enfermedades o lesiones de los huesos y las articulaciones.
  • Pediatras, que ofrecen atención médica de rutina para niños.
  • Fisioterapeutas, que ayudan a mejorar la función de las articulaciones.
  • Enfermeros especializados en reumatología, que pueden servir como el principal punto de contacto con el consultorio de su médico sobre citas, pruebas, medicamentos e instrucciones.
  • Trabajadores sociales, que pueden ayudar a su hijo y su familia a sobrellevar los cambios ocasionados por la artritis. Un trabajador social puede ayudarle a buscar recursos y a coordinar esfuerzos con la escuela de su hijo para abordar cualquier problema que surja.
Cómo adaptarse

Cómo adaptarse a la artritis idiopática juvenil

Esta enfermedad puede hacer que sea difícil para su hijo participar en actividades sociales y extracurriculares, y hacer sus deberes escolares. Sin embargo, es importante tratar a su hijo lo más natural que sea posible.

Puede ayudar a su hijo a desempeñarse por sí solo y a mantener una perspectiva positiva al hacer lo siguiente:

  • Ayude a mantener un control de la atención médica de su hijo al:
    • Asegurarse de que reciba una atención médica adecuada y que tanto usted como su hijo sigan las instrucciones del médico.
    • Aprender lo más que pueda acerca de la artritis idiopática juvenil y su tratamiento.
    • Mantener un registro de los síntomas de su hijo, así como de los efectos secundarios de los medicamentos.
  • Mantenga un equilibrio entre los momentos de descanso y el ejercicio. Su hijo debe descansar más cuando la enfermedad esté activa y hacer más ejercicio cuando no lo esté. Por lo general, los períodos de descanso más cortos que se toman de vez en cuando son más útiles que períodos prolongados que pase en la cama. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo antes de que comience algún programa de ejercicios.
  • Cuide las articulaciones de su hijo al:
    • Usar compresas frías para ayudar a disminuir la hinchazón y adormecer las articulaciones adoloridas.
    • Usar tratamientos de calor, como duchas con agua caliente o almohadillas térmicas, para articulaciones y músculos rígidos.
    • Usar una férula (un pedazo de material duro, que por lo general está envuelto en tela) por poco tiempo alrededor de una articulación adolorida, a fin de reducir el dolor y la hinchazón. Hable con el médico de su hijo antes de usar una férula o tablilla.
  • Coordine esfuerzos con la escuela de su hijo para establecer un plan que lo apoye a lo largo de todo el año escolar.
  • Anime a su hijo a llevar una dieta saludable, que es importante para la salud en general.
  • Ayude a su hijo a sobrellevar el estrés. Las siguientes son algunas ideas para hacer esto: 
    • Hacer ejercicios de relajación, distracción o visualización.
    • Mantenerse físicamente activo. 
    • Visitar a un profesional de la salud mental.  
    • Unirse a un grupo de apoyo para niños con artritis idiopática juvenil.

Estudios clínicos

Información relacionada

Ver/Descargar/Pedir Publicaciones

EmailPrintShare Descargar PDF
Last Reviewed: Back to Top
Fecha última revisión: