¿Qué es?

La artritis juvenil es el término que se usa para describir la artritis que se da en los niños. Los niños pueden tener artritis igual que los adultos. La artritis aparece por la inflamación de las articulaciones. Una articulación es el lugar donde dos o más huesos se unen.

  • dolor
  • inflamación
  • rigidez
  • pérdida de movimiento.

El tipo más común de artritis es la artritis idiopática juvenil (idiopática significa “de causas desconocidas”). También hay varias otras formas de artritis que afectan a los niños.

La artritis juvenil es una enfermedad reumática, es decir, causa la pérdida de función debido a una estructura o estructuras de apoyo del cuerpo que están inflamadas. Algunas enfermedades reumáticas también pueden afectar los órganos internos.

¿A quién le puede dar?

La artritis juvenil afecta a los niños de todas las edades y orígenes étnicos. Cerca de 294,000 niños en los Estados Unidos menores de 18 años de edad tienen artritis u otros problemas médicos reumáticos.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más frecuentes de la artritis juvenil son inflamación, dolor y rigidez de la articulación, o articulaciones que no desaparecen con el tiempo. Por lo general, afecta las rodillas, las manos y los pies, y es peor en la mañana o después de la siesta. Otras señales pueden incluir:

  • cojear en la mañana por rigidez en la rodilla
  • torpeza excesiva
  • fiebre alta y sarpullido
  • inflamación de los ganglios linfáticos del cuello y de otras partes del cuerpo.

La mayoría de los niños con artritis tienen periodos de tiempo durante los cuales los síntomas mejoran o desaparecen (remisión) y períodos durante los cuales los síntomas empeoran (brotes).

¿Cuáles son las causas?

Los científicos están buscando las posibles causas de la artritis juvenil. Están estudiando los factores genéticos y ambientales que creen que están involucrados.

La artritis juvenil normalmente es un trastorno autoinmunitario. Un sistema inmunitario saludable ayuda a combatir las bacterias y los virus que hacen daño. Sin embargo, en los trastornos autoinmunitarios, el sistema inmunitario ataca algunas de las células y tejidos sanos del propio organismo.

Los científicos no saben por qué esto sucede o qué causa este trastorno en los niños. Algunos piensan que algo en los genes del niño (que se transmiten de los padres a los hijos) hace que el niño sea más propenso a la artritis, y luego algo (como un virus) desencadena la artritis.

¿Hay alguna prueba?

No hay una manera fácil de saber si un niño tiene artritis juvenil. Los médicos suelen sospechar de la artritis cuando el niño tiene los siguientes síntomas:

  • dolor o inflamación constante en la articulación
  • sarpullidos inexplicables  
  • fiebre acompañada de inflamación de los ganglios linfáticos o inflamación de otros órganos.

Para asegurarse de que se trata de una artritis juvenil los médicos pueden:

  • Hacer un examen físico.
  • Preguntar sobre los antecedentes familiares.
  • Ordenar pruebas de laboratorio o análisis de sangre.
  • Ordenar radiografías.

¿Cómo se trata?

Los médicos que tratan la artritis en los niños tratarán de asegurarse de que su hijo pueda permanecer físicamente activo. También tratan de asegurarse de que su hijo pueda participar en actividades sociales y tener una buena calidad de vida en general.

Los médicos recetan tratamientos para reducir la inflamación, mantener la capacidad de movimiento de la articulación y aliviar el dolor. También intentan prevenir, identificar y tratar los problemas que surjan como consecuencia de la artritis. La mayoría de los niños con artritis necesitan una combinación de tratamientos, algunos de los cuales incluyen medicamentos y otros no. Drugs@FDA es un catálogo en línea de productos farmacéuticos aprobados por la FDA: https://www.accessdata.fda.gov/scripts/cder/daf.

Los investigadores también están tratando de mejorar los tratamientos actuales y encontrar nuevos medicamentos que funcionen mejor y tengan menos efectos secundarios.

¿Quién lo puede tratar?

El trabajo en equipo es la mejor manera de tratar la artritis juvenil. Es mejor que un reumatólogo pediátrico (un médico con capacitación en este tipo de enfermedades en los niños) esté a la cabeza del equipo médico. Sin embargo, muchos pediatras y reumatólogos de adultos también tratan a los niños con artritis.

Otros integrantes del equipo de profesionales de la salud pueden ser:

  • fisioterapeutas
  • terapeuta ocupacional
  • consejeros o psicólogos
  • oftalmólogos
  • dentistas y ortodontistas
  • ortopedistas
  • dietistas o nutricionistas
  • farmacéuticos
  • trabajadores sociales
  • enfermeros de reumatología
  • enfermeros escolares.

Cómo adaptarse

La artritis juvenil afecta a toda la familia

La artritis juvenil puede afectar la capacidad de su hijo para participar en actividades sociales y extracurriculares, y puede causar dificultad en el trabajo escolar. Los miembros de la familia pueden ayudar al niño tanto física como emocionalmente al:

  • Buscar la mejor atención médica posible.
  • Aprender lo que más puedan sobre la enfermedad del niño y su tratamiento.
  • Pensar en ir a un grupo de apoyo.
  • Tratar al niño con la mayor normalidad posible.
  • Alentar al niño a que haga ejercicio y fisioterapia.
  • Trabajar en colaboración con la escuela del niño.
  • Hablar con el niño sobre su enfermedad y sus sentimientos.
  • Seguir las indicaciones de los terapeutas y trabajadores sociales.

El ejercicio es fundamental para reducir los síntomas de la artritis juvenil
 
Algunas veces el dolor les pone límites a los niños con artritis juvenil. Sin embargo, el ejercicio es fundamental para reducir los síntomas de la artritis y mantener la función y el rango de movimiento de las articulaciones. Pídale a los profesionales de la salud que lo atiende que le recomiende ejercicios adecuados para su hijo.

La mayoría de los niños con artritis pueden participar en actividades físicas y algunos deportes cuando los síntomas están bajo control. La natación es una buena actividad ya que se utilizan muchas articulaciones y músculos sin poner peso en las articulaciones.

Durante los brotes de la enfermedad, el médico puede aconsejar que el niño limite ciertas actividades. Esto dependerá de las articulaciones afectadas. Una vez que haya pasado el brote, el niño podrá volver a sus actividades normales.

Otros problemas médicos

La inflamación dentro del ojo, que puede causar hinchazón, enrojecimiento y daño al tejido ocular, es un problema médico grave que puede ocurrir en niños con artritis juvenil. A veces no hay síntomas, por lo que todos los niños con artritis juvenil necesitan tener exámenes de la vista de manera regular.

Algunos niños con artritis juvenil también tienen problemas de crecimiento. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad y de las articulaciones involucradas, estos problemas pueden incluir:

  • Crecimiento del hueso demasiado rápido o demasiado lento. Este cambio en la velocidad del crecimiento puede hacer que una pierna o brazo sea más largo que el otro. Algunos niños pueden tener una barbilla pequeña o deformada.
  • Crecimiento desigual de las articulaciones.
  • Crecimiento general lento. Los médicos están investigando el uso de la hormona del crecimiento para tratar este problema.
Fecha última revisión: