¿Qué es?

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad que ocurre cuando el sistema de defensa del cuerpo ataca las células y los tejidos sanos, en lugar de los virus y las bacterias. Esto puede causar daño a varias partes del cuerpo como:

  • las articulaciones
  • la piel
  • los riñones
  • el corazón
  • los pulmones
  • los vasos sanguíneos
  • el cerebro.

El lupus no es contagioso, es decir, usted no puede contagiarse de otra persona. Si tiene lupus, tendrá periodos de enfermedad (brotes) y periodos en los que no siente la enfermedad.

¿A quién le puede dar?

A cualquier persona le puede dar lupus, pero en la mayoría de los casos afecta a las mujeres. El lupus es más común en las mujeres afroamericanas, hispanas, asiáticas e indígenas americanas que en las mujeres caucásicas.

¿Qué tipos hay?

Existen varios tipos de lupus:

  • El lupus eritematoso sistémico, el tipo más común que afecta a muchas partes del cuerpo.
  • El lupus eritematoso discoide, que causa un sarpullido en la piel que es difícil de curar.
  • El lupus eritematoso cutáneo subagudo, que causa llagas en las partes del cuerpo que están expuestas al sol.
  • El lupus secundario, causado por el uso de algunos medicamentos.
  • El lupus neonatal, un tipo raro de lupus que afecta a los bebés recién nacidos.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del lupus varían y pueden aparecer y desaparecer. Cuando los síntomas aparecen, se llama “brote”. Los brotes pueden ser leves o graves. Pueden aparecer síntomas nuevos en cualquier momento.

Algunos de los síntomas más frecuentes del lupus son:

  • dolor o inflamación en las articulaciones
  • dolor de los músculos
  • fiebre inexplicable
  • sarpullido enrojecido, por lo general en la cara
  • dolor de pecho al respirar profundamente
  • pérdida del cabello
  • dedos pálidos o morados de las manos o de los pies
  • sensibilidad al sol
  • hinchazón en las piernas o alrededor de los ojos
  • úlceras en la boca
  • hinchazón de las glándulas
  • cansancio.

Los síntomas menos frecuentes incluyen:

  • anemia (una disminución en los glóbulos rojos)
  • dolor de cabeza
  • mareo
  • sentimientos de tristeza
  • confusión
  • convulsiones.

¿Cuáles son las causas?

Nadie sabe qué causa el lupus. Las investigaciones sugieren que los genes tienen un papel importante, pero los genes por sí solos no determinan a quién le da lupus. Es probable que muchos factores generen la enfermedad.

¿Hay alguna prueba?

No existe una prueba específica para diagnosticar el lupus. Lograr un diagnóstico médico puede tardar meses o años. Para hacer el diagnóstico, su médico puede depender de muchas cosas, entre ellas:

  • su historia médica
  • un examen físico completo
  • muestras de sangre, de la piel o de los riñones para análisis de laboratorio.

¿Cómo se trata?

Su médico va a desarrollar un plan de tratamiento para atender sus necesidades. Su médico, junto con usted, deberá comprobar con regularidad la eficacia del plan de tratamiento. Informe a su médico inmediatamente en caso de que aparezcan nuevos síntomas para que, de ser necesario, se modifique el tratamiento.

El tratamiento puede incluir

  • Los medicamentos para:
    • Reducir la hinchazón y el dolor.
    • Prevenir o reducir los brotes.
    • Ayudar al sistema inmunitario.
    • Prevenir o reducir el daño a las articulaciones.
    • Equilibrar las hormonas.
    • Tratar los problemas relacionados con el lupus, como un nivel alto de colesterol, presión arterial alta, o infecciones.
  • Los tratamientos alternativos, que pueden mejorar los síntomas. No se ha demostrado que este tipo de tratamiento sea eficaz para las personas con lupus. Consulte con su médico acerca de los tratamientos alternativos.

¿Quién lo puede tratar?

La mayoría de las personas van a un reumatólogo para su tratamiento del lupus. El tratamiento generalmente requiere de un equipo de profesionales de la salud, por ejemplo:

  • Médicos de cabecera, que pueden trabajar con los demás médicos que lo atienden para coordinar su cuidado.
  • Inmunólogos clínicos, que son médicos que tratan los trastornos del sistema inmunitario.
  • Nefrólogos, que son médicos que tratan las enfermedades de los riñones.
  • Hematólogos, que son médicos que tratan los trastornos de la sangre.
  • Dermatólogos, que son médicos que tratan las enfermedades de la piel.
  • Neurólogos, que son médicos que tratan los problemas del cerebro y la columna vertebral (espina dorsal).
  • Cardiólogos, que son médicos que tratan los problemas del corazón y de los vasos sanguíneos.
  • Endocrinólogos, que son médicos que tratan los problemas relacionados con las glándulas y las hormonas.
  • Enfermeras o enfermeros.
  • Psicólogos.
  • Trabajadores sociales.

Cómo adaptarse

Tratar con una enfermedad de larga duración como el lupus puede ser difícil en el nivel emocional. Quizás piense que sus amigos, familiares y compañeros de trabajo no entienden cómo se siente. La tristeza y la ira son sentimientos comunes.

Además de trabajar con su médico para determinar un plan de tratamiento, hay algunas cosas que puede hacer que le ayudarán a vivir con el lupus:

  • Aprenda a reconocer las señales de advertencia de un brote para que su médico y usted puedan tomar medidas para reducirlos o prevenirlos. Estas señales de advertencia incluyen:
    • mayor cansancio
    • dolor
    • sarpullido
    • fiebre
    • dolor de estómago
    • dolor de cabeza
    • mareo.
  • Coma una dieta adecuada, haga ejercicio y aprenda técnicas de relajación que le ayuden a controlar el estrés. Un estilo de vida saludable que incluya dejar de fumar, también disminuirá su riesgo de enfermedades del corazón asociadas con el lupus. Hable con su médico antes de comenzar un plan de ejercicios.
  • Tenga un buen sistema de apoyo que incluya a familiares, amigos, profesionales médicos, organizaciones comunitarias y grupos de apoyo.

El embarazo y los anticonceptivos en las mujeres con lupus

El embarazo en las mujeres con lupus se considera de alto riesgo, pero la mayoría de ellas tienen embarazos sin complicaciones. Hay algunas cosas que se debe tener en cuenta:

  • Hable con su médico si planea un embarazo.
  • Consulte con su médico a menudo si está embarazada.
  • La buena nutrición durante el embarazo es importante.
  • Puede tener un brote de lupus durante el embarazo.

Estudios recientes demuestran que los anticonceptivos orales (pastillas) son seguros para las mujeres con lupus.

Fecha última revisión: