¿Qué es?

La escoliosis es un problema médico que causa una curvatura hacia los lados de la columna vertebral. La curvatura puede tener forma de “S” o “C”. En la mayoría de los casos, no se sabe qué causa esta curvatura. Con frecuencia, las curvaturas siguen los patrones que se han estudiado en pacientes anteriores (ver el diagrama "Patrones de curvatura de la columna vertebral").

Es posible que las personas con una curvatura leve sólo tengan que ir al médico para visitas de rutina. Sin embargo, algunas personas con escoliosis necesitan tratamiento.

Patrones de curvatura en La Scoliosis

 

¿A quién le puede dar?

Las personas pueden tener escoliosis a cualquier edad. El tipo más común es la que se presenta sin conocer su causa, y ocurre en los niños de 10 a 12 años, y en los primeros años de la adolescencia. Las niñas tienen más probabilidad de tener este tipo de escoliosis que los varones. Es más probable tener escoliosis cuando el padre, la madre o uno de los hermanos la tiene.

¿Cuáles son los síntomas?

La escoliosis es un problema médico en el que hay curvatura hacia los lados de la columna vertebral. Las señales de la escoliosis pueden incluir:

  • hombros desiguales
  • cabeza que no está centrada
  • lados del cuerpo desnivelados
  • un lado de la caja torácica es más alto que el otro cuando se inclina hacia delante.

¿Cuáles son las causas?

En la mayoría de los casos, no se sabe qué causa la escoliosis. En algunos casos sí se conoce la causa.

Los médicos clasifican las curvaturas como:

  • No estructural, cuando la columna vertebral tiene una estructura normal y la curvatura es temporal. En estos casos, el médico intentará determinar y corregir la causa de la curvatura.
  • Estructural, cuando la columna vertebral tiene una curvatura permanente. La causa podría ser una enfermedad, un golpe, una infección, un defecto de nacimiento, o puede ser por una causa desconocida.

¿Hay alguna prueba?

Es posible que el médico haga lo siguiente para diagnosticar la escoliosis:

  • Historia médica para buscar si hay algún problema médico que podría estar causando la curvatura de la columna vertebral.
  • Examen físico para ver la espalda, el pecho, la pelvis, las piernas, los pies y la piel.
  • Radiografías para medir la curvatura de la columna vertebral. Esta información se usa para determinar cómo tratar la escoliosis.

¿Cómo se trata?

Su médico le puede recomendar los siguientes tratamientos:

Programa de control. Si la curvatura es leve y usted aún está creciendo, su médico lo examinará de manera regular varias veces al año.

Uso de un corsé ortopédico (braguero). Los médicos podrían recomendar el uso de un corsé ortopédico para evitar que la curvatura empeore si el niño aún está creciendo y tiene una curvatura moderada. Los corsés ortopédicos se seleccionan según el problema específico de la curvatura y se ajustan a cada paciente. Es necesario usar los corsés ortopédicos todos los días durante el número total de horas que indica el médico.

Cirugía. Los médicos pueden recurrir a la cirugía si el niño aún está creciendo y la curvatura es severa y continúa empeorando. Muchas veces, la cirugía implica la fusión de dos o más huesos de la columna vertebral. El médico también puede colocar una varilla de metal u otro aparato que ayude a mantener recta a la columna después de la cirugía. Se debe buscar la opinión de por lo menos dos expertos y preguntar sobre los beneficios y los riesgos de la cirugía

No se ha comprobado que los siguientes tratamientos eviten que las curvaturas causadas por la escoliosis empeoren:

  • tratamiento quiropráctico
  • estimulación eléctrica
  • suplementos nutricionales.

 

Cómo adaptarse

No se ha comprobado que el ejercicio evite que la escoliosis empeore. Sin embargo, es importante que todas las personas, aún las que tienen escoliosis, hagan ejercicio y se mantengan en buena condición física. Los ejercicios en los que el cuerpo soporta su propio peso ayudan a mantener los huesos fuertes. Estos incluyen cualquier actividad en la que los pies y las piernas tienen que cargar el peso del cuerpo, como caminar, correr, jugar fútbol o hacer gimnasia. Tanto para los niños como para las niñas, el hacer ejercicio y practicar deportes puede mejorar su sensación de bienestar.

Estudios clínicos

Fecha última revisión: