¿Qué es?

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral. Los niños y los adolescentes con escoliosis tienen una curvatura anormal de la columna en forma de S o de C. Esta curvatura puede ocurrir a ambos lados y en diferentes lugares de la columna.

Con tratamiento, observación y seguimiento médico, la mayoría de los niños y adolescentes con escoliosis tienen una vida normal y activa.

¿A quién le puede dar?

¿A quién le puede dar escoliosis?

A cualquier persona le puede dar escoliosis. Sin embargo, por lo general el tipo más frecuente ocurre en niños a partir de los 11 años de edad. Las niñas son más propensas que los niños a tener este tipo de escoliosis. Es más probable tener escoliosis cuando el padre, la madre, o uno de los hermanos la tiene.

¿Cuáles son los síntomas?

¿Cuáles son los síntomas de la escoliosis?

La mayoría de los niños y adolescentes con escoliosis leve no presentan síntomas ni sienten dolor. A veces, hay cambios en la postura, lo que puede ser un indicio de escoliosis. Otros signos pueden incluir los siguientes:

  • Los hombros son desiguales.
  • Uno de los omóplatos (hueso en la parte superior de la espalda) sobresale más.
  • Un lado de la cadera se ve más alta que la otra.
  • La caja torácica del niño puede sobresalir más cuando se inclina hacia adelante.

Si la curvatura es más grave, los cambios en la forma de la columna vertebral pueden provocar dolor de espalda. En raras ocasiones, algunos niños pueden tener dificultades para respirar debido a la curvatura.

¿Cuáles son las causas?

¿Cuáles son las causas de la escoliosis?

En la mayoría de los casos, no se sabe qué causa la escoliosis. Los médicos piensan que una combinación de factores puede producir el trastorno, entre ellos, los genes y las hormonas.

En el caso de algunos niños, la escoliosis ocurre cuando otra enfermedad o trastorno, o algún trauma causa la curvatura de la columna vertebral.

¿Hay alguna prueba?

¿Hay alguna prueba para la escoliosis?

Debido a que la mayoría de los niños y adolescentes no tienen síntomas, es posible que los médicos diagnostiquen la escoliosis durante un examen de rutina. El médico de su hijo puede diagnosticarla:

  • al estudiar el historial médico y familiar,
  • al realizar un examen físico,
  • al tomar radiografías.
¿Cómo se trata?

¿Cómo se trata la escoliosis?

Si su hijo tiene escoliosis, su médico puede recomendar los siguientes tratamientos:

  • Observación. Si la curvatura es leve y su hijo aún está creciendo, el médico puede recomendar la revisión de la columna vertebral varias veces al año.
  • Uso de un corsé ortopédico (braguero). Si la curvatura es moderada y su hijo o adolescente aún está creciendo, el médico puede recomendarle que use un aparato ortopédico para evitar que la curvatura empeore.
  • Cirugía. Si su hijo o adolescente todavía está creciendo y la escoliosis continúa avanzando, el médico puede recomendarle un procedimiento quirúrgico. El tipo de cirugía depende de la ubicación y la gravedad de la curva.
  • Fisioterapia. El médico puede recomendar fisioterapia para ayudar a que los músculos se fortalezcan.
¿Quién lo puede tratar?

¿Quién puede tratar la escoliosis?

Los siguientes proveedores de atención médica pueden tratar la escoliosis en los niños y los adolescentes:

  • Ortopedas (u ortopedistas), que se especializan en el tratamiento y la cirugía de enfermedades o lesiones de los huesos y las articulaciones;
  • pediatras, que diagnostican y tratan a los niños;
  • fisioterapeutas, que enseñan formas de desarrollar la fuerza muscular;
  • proveedores de atención primaria, como los médicos de familia o de cabecera.
Cómo adaptarse

Cómo adaptarse a la escoliosis

Los siguientes consejos pueden ayudar a su hijo o adolescente a vivir con escoliosis:

  • El ejercicio regular ayuda a su hijo o adolescente a mantenerse en buena forma física y ayuda a fortalecer los músculos. Hable con el médico de su hijo acerca de su participación en deportes y otras actividades.
  • Si su hijo o adolescente usa un corsé ortopédico, puede sentirse cohibido o avergonzado. Si su hijo o adolescente se rehúsa a usar su corsé, hable con el médico sobre otras opciones ortopédicas o de tratamiento.
  • Contemple la posibilidad de integrarse a una comunidad o un grupo de apoyo en línea sobre la escoliosis. Esto puede ayudar a que usted y su hijo sobrelleven la escoliosis y su tratamiento.
Fecha última revisión: