¿Qué es?

¿Qué es la artritis reactiva?

La artritis reactiva es un tipo de artritis que ocurre cuando una infección causa dolor e hinchazón en las articulaciones. Por lo general, es una infección bacteriana en las vías urinarias, el aparato digestivo o los genitales la que desencadena la afección, aunque los síntomas de la artritis con frecuencia no comienzan sino hasta unas semanas después de que se haya recuperado de la infección.

Las características más frecuentes de la artritis reactiva son inflamación de las articulaciones (especialmente las rodillas y los tobillos), los ojos y las vías urinarias, pero no a todas las personas se les inflaman las tres partes del cuerpo o es posible que no se inflamen al mismo tiempo.

¿A quién le puede dar?

¿A quién le puede dar artritis reactiva?

A cualquiera persona le puede dar artritis reactiva. Ciertos factores aumentan el riesgo de padecer la afección, entre ellos:

  • Sexo. Los hombres tienen más probabilidad de desarrollarla después de tener una infección de transmisión sexual. Los hombres y las mujeres se ven igualmente afectados si la afección se debe a una infección gastrointestinal.
  • Edad. Ocurre con mayor frecuencia en personas de entre 20 y 40 años.
  • Genética. Las personas que tienen un determinado gen tienen un mayor riesgo de padecer artritis reactiva y de tener síntomas más graves y duraderos.
  • Infección por VIH. Tener SIDA o estar infectado por el VIH aumenta el riesgo de artritis reactiva.
¿Cuáles son los síntomas?

¿Cuáles son los síntomas de la artritis reactiva?

Los síntomas de la artritis reactiva generalmente comienzan de 1 a 6 semanas después de una infección de las vías urinarias, el aparato digestivo o los genitales, aunque por la general, cuando se presentan los síntomas de la artritis, la infección ya ha desaparecido. Los principales síntomas son:

  • Dolor y rigidez en las articulaciones. Las articulaciones pueden estar adoloridas, enrojecidas e hinchadas, especialmente en las rodillas y los tobillos. Puede levantarse rígido por la mañana y sentir dolor por la noche. Las articulaciones afectadas suelen estar en un lado del cuerpo.
  • Inflamación de las vías urinarias. El aumento de la frecuencia urinaria y el ardor al orinar son signos de inflamación de las vías urinarias.
  • Inflamación ocular. Los ojos pueden presentar enrojecimiento, dolor, ardor, picazón, párpados con costra, visión borrosa o sensibilidad a la luz.

Es posible que no todas las personas con artritis reactiva tengan inflamación en las tres áreas del cuerpo o que la inflamación no ocurra en las tres partes al mismo tiempo. Algunas personas con artritis reactiva tienen síntomas leves, mientras que otras tienen síntomas graves que limitan las actividades diarias.

¿Cuáles son las causas?

¿Cuáles son las causas de la artritis reactiva?

La artritis reactiva es provocada por una infección bacteriana. Es independiente de la infección y generalmente ocurre después de que la infección ha mejorado.

La artritis reactiva no les da a todas las personas que contraen estas infecciones. Los médicos no comprenden completamente por qué algunas personas tienen mayor probabilidad de tener la afección, pero es posible que tanto los genes como factores en el medio ambiente desempeñen un papel.

¿Hay alguna prueba?

¿Hay alguna prueba para la artritis reactiva?

No hay una prueba única que los médicos pueden usar para ver si se tiene artritis reactiva. Los médicos pueden sospechar que usted puede tenerla si siente dolor en las articulaciones y en las últimas semanas ha tenido una infección en las vías urinarias, el aparato digestivo o los genitales. Para ver si tiene artritis reactiva, es posible que los médicos:

  • le tomen su historial médico y le hagan un examen físico,
  • soliciten análisis de laboratorio,
  • ordenen radiografías y otras pruebas de imágenes.
¿Cómo se trata?

¿Cómo se trata la artritis reactiva?

No hay cura para la artritis reactiva, por lo que el objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. Su médico puede:

  • recetarle medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación.
  • enviarle a que haga terapia física para aliviar el dolor, fortalecer los músculos y mejorar cómo le funcionan las articulaciones.
¿Quién lo puede tratar?

¿Quién puede tratar la artritis reactiva?

Por lo general, el diagnóstico y tratamiento de la artritis reactiva requiere un esfuerzo de equipo en el que participan varios tipos de profesionales de la salud. La afección la tratan principalmente:

  • los reumatólogos, que son especialistas en artritis y otras enfermedades de los huesos, articulaciones y músculos.

Otros especialistas que pueden participar en sus cuidados de la salud incluyen:

  • dermatólogos, que se especializan en problemas de la piel, cabello y uñas;
  • ginecólogos, que son especialistas en el sistema reproductivo femenino;
  • profesionales de la salud mental, quienes ayudan a las personas a enfrentar las dificultades en el hogar y el lugar de trabajo que pueden surgir de sus afecciones médicas; 
  • terapeutas ocupacionales, que enseñan formas de proteger las articulaciones, minimizar el dolor, realizar actividades de la vida diaria y conservar energía;
  • oftalmólogos, que se especializan en el tratamiento de trastornos y enfermedades de los ojos;
  • ortopedistas, que tratan las enfermedades de los huesos y las articulaciones, y hacen las cirugías relacionadas;
  • fisioterapeutas, que mejoran la calidad de vida mediante el ejercicio prescrito, la atención práctica y la educación del paciente;
  • médicos de atención primaria, como médicos de cabecera o especialistas en medicina interna, que coordinan la atención entre los diferentes proveedores de atención médica y tratan otros problemas a medida que surgen;
  • urólogos, que tratan enfermedades de las vías urinarias y del aparato reproductor masculino.
Cómo adaptarse

Cómo adaptarse a la artritis reactiva

Hay cosas que le pueden ayudar a adaptarse a vivir con artritis reactiva. Éstas incluyen:

  • Tener un equilibrio entre el descanso y el ejercicio. El ejercicio puede ayudar a mantener sus músculos fuertes y saludables, mantener sus articulaciones en movimiento como deberían y ayudarlo a mantenerse flexible. Consulte con su médico antes de comenzar una rutina de ejercicios.
  • Las terapias de calor y frío pueden reducir el dolor articular.
  • Los aparatos de apoyo, como un bastón o un andador, pueden ayudarlo a moverse de manera segura y aliviar el dolor.
  • Las plantillas para zapatos o los aparatos ortopédicos pueden ayudar a sostener su articulación y ayudar a reducir el dolor y la presión en el área. Esto puede resultar útil cuando está de pie o caminando.
  • Las visitas a un profesional de la salud mental pueden ayudarlo a sobrellevar la situación, ya que tener una afección dolorosa como la artritis reactiva puede ser difícil.

Estudios clínicos

Información relacionada

Ver/Descargar/Pedir Publicaciones

EmailPrintShare Descargar PDF
Fecha última revisión: Inicio de página