¿Qué es?

¿Qué es el pénfigo?

El pénfigo es una enfermedad poco frecuente que causa ampollas en muchas partes del cuerpo, incluida la piel y el interior de la boca, la nariz, la garganta, los ojos y los genitales.

En el pénfigo, el sistema inmunitario ataca por error las células de la capa superior de la piel.

¿A quién le puede dar?

¿A quién le puede dar pénfigo?

Hay ciertos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de tener pénfigo. Estos incluyen:

  • Origen étnico. Algunas poblaciones tienen un mayor riesgo de presentar ciertos tipos de la enfermedad.
  • Ubicación geográfica. Ciertos tipos de pénfigo ocurren con más frecuencia en algunos lugares.
  • Sexo y edad. Dependiendo del tipo de pénfigo, el sexo y la edad pueden ser factores de riesgo de la enfermedad.
  • Genes. Los médicos creen que los genes pueden explicar por qué en ciertos lugares hay más personas con la enfermedad.
  • Medicamentos. En pocos casos, el pénfigo ha sido una consecuencia de tomar ciertos medicamentos.
  • Cáncer. En muy pocas ocasiones, un tumor puede desencadenar la enfermedad.
¿Qué tipos hay?

¿Qué tipos de pénfigo hay?

Hay muchas formas de pénfigo, pero las dos principales son:

  • Pénfigo vulgaris, que es el tipo más común en los Estados Unidos. Las ampollas se forman en la boca y dentro de la boca, la nariz, la garganta, los ojos y los genitales, así como en la piel. A menudo, son dolorosas.
  • Pénfigo foliáceo, que es menos frecuente y solo afecta la piel. Las ampollas pueden causar picazón o dolor.
¿Cuáles son los síntomas?

¿Cuáles son los síntomas del pénfigo?

El síntoma principal del pénfigo es la formación de ampollas en la piel. En algunos casos, las ampollas se pueden formar en otras áreas del cuerpo como:

  • el interior de la boca o la nariz,
  • la garganta,
  • los ojos,
  • los genitales.

Las ampollas pueden reventarse y formar úlceras con costras que se pueden infectar.

¿Cuáles son las causas?

¿Cuáles son las causas del pénfigo?

El pénfigo ocurre cuando el sistema inmunitario ataca la piel sana y se forman ampollas.

Los médicos no saben qué hace que el sistema inmunitario se vuelva en contra de las proteínas del propio cuerpo, pero creen que tanto los genes como distintos factores ambientales desempeñan una función en esto.

¿Hay alguna prueba?

¿Hay alguna prueba para el pénfigo?

Si tiene ampollas en la piel o en la boca que no desaparecen, es importante que consulte a un médico lo antes posible. Su médico puede:

  • Revisar su historial clínico y hacerle un examen físico.
  • Tomar una muestra de tejido de una de sus ampollas.
  • Tomar una muestra de sangre.
¿Cómo se trata?

¿Cómo se trata el pénfigo?

No existe cura para el pénfigo, pero hay tratamientos que pueden controlar la enfermedad en la mayoría de las personas. El objetivo del tratamiento es eliminar las ampollas existentes y ayudar a prevenir las recaídas. Su médico puede recetarle medicamentos para tratar la enfermedad.

Los síntomas del pénfigo pueden desaparecer después de muchos años de tratamiento, pero la mayoría de las personas necesitan seguir tomando medicamentos para mantener la enfermedad bajo control.

En algunos casos, es posible que la persona con pénfigo necesite tratarse en un hospital debido a los problemas de salud que puede causar la enfermedad. Tener muchas llagas en la piel puede provocar deshidratación o infección, y las ampollas dolorosas en la boca pueden dificultar la alimentación. En el hospital, podrían administrarle una vía intravenosa para reemplazar los líquidos perdidos, nutrirlo y tratar cualquier infección.

¿Quién lo puede tratar?

¿Quién puede tratar el pénfigo?

Los siguientes proveedores de atención médica pueden diagnosticar y tratar el pénfigo:

  • dermatólogos, que se especializan en las afecciones de la piel, el cabello y las uñas;
  • dentistas, que pueden indicarle cómo cuidar sus encías y dientes si tiene ampollas en la boca;
  • profesionales de la salud mental, que ayudan a las personas a afrontar las dificultades en el hogar y el lugar de trabajo que pueden ser consecuencias de sus afecciones médicas;
  • oftalmólogos, para tratar casos en los que los ojos resultan afectados. Los oftalmólogos se especializan en el tratamiento de trastornos y enfermedades oculares;
  • médicos de atención primaria, como un médico de cabecera o un especialista en medicina interna, que coordinan los cuidados de salud entre los diferentes proveedores de atención médica y tratan otros problemas a medida que surgen.
Cómo adaptarse

Cómo adaptarse al pénfigo

Vivir con pénfigo puede ser difícil, pero hay cosas que puede hacer para sobrellevar esta enfermedad.

  • Si las ampollas en la boca hacen que cepillarse los dientes y usar hilo dental sea doloroso, hable con su dentista sobre las formas de mantener sanos los dientes y las encías.
    • Evite alimentos que irriten las ampollas de la boca.
  • Tome baños y use vendajes para heridas si su médico los recomienda para ayudar a curar las llagas y las ampollas.
  • Visite a un profesional de la salud mental o únase a un grupo de apoyo si está estresado debido al pénfigo, especialmente por efectos como:
    • el tiempo que ha tenido que faltar al trabajo,
    • dificultades para dormir,
    • angustia emocional.

Recuerde seguir las recomendaciones de sus proveedores de atención médica.

Estudios clínicos

Información relacionada

Ver/Descargar/Pedir Publicaciones

EmailPrintShare Descargar PDF
Last Reviewed: Back to Top
Fecha última revisión: