¿Qué es?

La osteonecrosis es una enfermedad de los huesos que resulta de la pérdida del suministro de sangre al hueso. Sin la sangre, el tejido del hueso (tejido óseo) muere. Esto hace que el hueso se colapse y también puede hacer que las articulaciones que rodean al hueso se colapsen. Si tiene osteonecrosis, es posible que sienta dolor o esté limitado en la actividad física que puede hacer.

La osteonecrosis puede ocurrir en cualquier hueso, pero con mayor frecuencia ocurre en los huesos de:

  • los muslos (fémur)
  • la parte superior de los brazos (húmero)
  • las rodillas
  • los hombros
  • los tobillos.

La osteonecrosis también se conoce como:

  • necrosis avascular
  • necrosis aséptica
  • necrosis isquémica.

¿A quién le puede dar?

La osteonecrosis puede afectar a cualquier persona, pero es más frecuente en los hombres y en las personas de 30 a 60 años de edad.

¿Cuáles son los síntomas?

La osteonecrosis no siempre se presenta síntomas, sobre todo al principio de la enfermedad.  A medida que la enfermedad avanza, podría sentir dolor cuando pone peso sobre la articulación afectada por la osteonecrosis. Con el tiempo, puede sentir dolor en la articulación aun cuando está en reposo.

El dolor causado por la osteonecrosis puede ser leve o intenso. Si el hueso y la articulación se colapsan, es posible que tenga dolor intenso y no pueda usar la articulación. Por ejemplo, si tiene osteonecrosis en la cadera, es posible que no pueda caminar.

¿Cuáles son las causas?

La pérdida del suministro de sangre a los huesos causa la osteonecrosis. Algunas causas de la pérdida del flujo de sangre son:

Medicamentos o tratamientos médicos

  • quimioterapia
  • radioterapia
  • esteroides de dosis alta
  • trasplantes de órganos.

Problemas médicos

  • cáncer
  • lupus
  • VIH/SIDA
  • enfermedad de Gaucher
  • enfermedad por descompresión, también conocida como enfermedad descompresiva en buceadores o enfermedad de Caisson
  • gota
  • vasculitis
  • osteoartritis
  • osteoporosis
  • problemas de la sangre, como la anemia falciforme.

Consumo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol hace que se acumulen sustancias grasas en los vasos sanguíneos. Esto puede resultar en una disminución del suministro de sangre al hueso, lo que puede llevar a la osteonecrosis.

Lesiones

Un hueso roto o dislocado, o una lesión en la articulación, puede dañar los vasos sanguíneos que están cerca. Esto puede resultar en una disminución del suministro de sangre al hueso, lo que puede llevar a la osteonecrosis.

¿Hay alguna prueba?

No existe una prueba única para la osteonecrosis. Si su médico sospecha que tiene osteonecrosis, tomará su historia médica y le hará un examen físico.

También puede mandarle a hacer una o más de las siguientes pruebas para saber cuáles huesos están afectados:

  • radiografías
  • imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés)
  • tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés)
  • densitometría
  • biopsia del hueso
  • medición de la presión dentro del hueso.

¿Cómo se trata?

La mayoría de las personas que tienen osteonecrosis requieren tratamiento.

Las metas del tratamiento para la osteonecrosis son:

  • mejorar el uso de la articulación
  • detener el avance de la lesión
  • proteger los huesos y las articulaciones.

Entre las posibles opciones de tratamiento están la cirugía y tratamientos no quirúrgicos, como medicamentos. Su médico determinará el mejor tratamiento para usted basado en varios factores, incluyendo:

  • su edad
  • la etapa en que se encuentra la enfermedad
  • dónde se ubica la osteonecrosis y qué tan avanzada está
  • la causa, si se conoce. Si la enfermedad viene como consecuencia del uso de alcohol o esteroides, el tratamiento podría no tener efecto a menos que deje de usar esas sustancias.

Tratamientos no quirúrgicos

Los tratamientos no quirúrgicos pueden ayudar en el manejo de la enfermedad, pero no la curan. Su médico le pueden recomendar uno o más de los siguientes tratamientos, especialmente si la enfermedad está en sus etapas tempranas:

Medicamentos

  • Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) se usan para aliviar el dolor y la hinchazón.
  • Si tiene problemas de coagulación de la sangre, se puede usar anticoagulantes para evitar que se formen coágulos y obstruyan el suministro de sangre al hueso.
  • Si toma esteroides, se pueden usar medicamentos para disminuir el nivel de colesterol para reducir la grasa en la sangre.

Quitarle peso a la articulación afectada

El médico le podría sugerir que limite sus actividades o que use muletas para quitarle peso a la articulación con osteonecrosis. Esto puede ayudar a retrasar el deterioro del hueso permitiéndole mejorar un poco. Si se hace en combinación con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), es posible evitar o posponer la cirugía.

Ejercicios para aumentar la extensión del movimiento

El médico puede recomendarle que ejercite las articulaciones con osteonecrosis para ayudar a mejorar su extensión de movimiento.

Estimulación eléctrica

Su médico le puede recomendar terapia de estimulación eléctrica para promover el crecimiento de hueso.

Cirugía

Con el tiempo y el avance de la enfermedad, la mayoría de las personas con osteonecrosis necesitarán cirugía. Algunas personas que están en las etapas tempranas de la enfermedad pueden necesitar cirugía si los tratamientos no quirúrgicos no les ayudan.

Hay cuatro tipos de cirugía. El médico decidirá si usted necesita cirugía y qué tipo le conviene:

  • Cirugía de descompresión del núcleo, que disminuye la presión dentro del hueso.
  • Osteomía, que altera la forma del hueso para reducir la tensión en la articulación.
  • Injerto de hueso, que reemplaza el hueso enfermo con hueso sano de otra parte del cuerpo.
  • Reemplazo total de la articulación, que reemplaza la articulación con una artificial.
Fecha última revisión: