¿Qué es?

¿Qué es la osteonecrosis?

Los huesos están formados por células vivas que necesitan un suministro de sangre para mantenerse saludables. En la osteonecrosis, se reduce el flujo de la sangre a una parte de un hueso. Esto podría causar la muerte del tejido óseo y, finalmente, el hueso podría romperse y se podría colapsar la articulación.

La osteonecrosis puede afectar a cualquier hueso, pero la mayoría de las veces se desarrolla en los extremos de los huesos largos, como:

  • hueso superior de la pierna (fémur),
  • hueso superior del brazo (húmero).

Con menos frecuencia se ven afectados los huesos de los codos, los tobillos, los pies, las muñecas y las manos.

Cuando la enfermedad afecta parte de un hueso de una articulación, puede provocar la degradación del hueso y la osteoartritis.

¿A quién le puede dar?

¿A quién le puede dar osteonecrosis?

La osteonecrosis puede afectar a personas de cualquier edad, pero es más frecuente en las personas de 30 a 50 años de edad.

Hay varios factores que pueden aumentar la probabilidad de tener osteonecrosis. Sin embargo, la enfermedad también le da a personas que no tienen ninguno de estos factores. Entre los factores que pueden aumentar la probabilidad de presentar osteonecrosis están:

  • lesiones, como un hueso roto o dislocado o una lesión en una articulación;
  • medicamentos, como corticosteroides, que se utilizan durante periodos prolongados en dosis altas;
  • uso excesivo de alcohol y tabaco;

ciertas afecciones y tratamientos médicos, como la quimioterapia.

¿Cuáles son los tipos?

¿Cuáles son los tipos de osteonecrosis?

Los proveedores de atención médica describen dos tipos de osteonecrosis:

  • Traumática, que sigue a una lesión. Las causas más comunes de osteonecrosis traumática son una fractura (rotura) o dislocación del hueso.
  • No traumática, cuando no hay antecedentes de lesiones.
¿Cuáles son los síntomas?

¿Cuáles son los síntomas de la osteonecrosis?

Al principio puede no haber síntomas de osteonecrosis, pero puede que gradualmente comience a sentir dolor. En un principio, puede sentir dolor cuando usa la articulación afectada. A medida que la enfermedad empeora, puede sentir dolor incluso cuando está en reposo.

Con el tiempo, la articulación puede endurecerse y perder su amplitud de movimiento, y puede aparecer la osteoartritis. Si el extremo del hueso colapsa, el dolor puede empeorar rápidamente.

¿Cuáles son las causas?

¿Cuáles son las causas de la osteonecrosis?

La osteonecrosis ocurre cuando se reduce el suministro de sangre a una parte de un hueso. Esto hace que el tejido óseo no pueda recibir nutrientes y oxígeno.

¿Hay alguna prueba?

¿Hay alguna prueba para la osteonecrosis?

Si su médico sospecha que tiene osteonecrosis, probablemente tomará su historia médica y le hará un examen físico.

También puede pedir que se haga las siguientes pruebas por imágenes para ver qué huesos están afectados y el daño al hueso o la articulación:

  • radiografía,
  • imágenes por resonancia magnética (conocidas como MRIs en inglés),
  • exploración por tomografía computarizada.
¿Cómo se trata?

¿Cómo se trata la osteonecrosis?

El objetivo del tratamiento es mantener funcionando a la articulación el mayor tiempo posible. En algunos casos, el hueso puede sanar por sí solo y el médico puede recomendar opciones de tratamiento no quirúrgico. Pero en la mayoría de los casos, el tratamiento implica cirugía.

Las opciones de tratamiento no quirúrgico incluyen:

  • medicamentos para reducir el dolor y la hinchazón;.
  • fisioterapia, para ayudar a disminuir el dolor y la rigidez de las articulaciones y para aumentar la amplitud de movimiento de la articulación;
  • uso de bastón o muletas, para dar apoyo y ayudar a aliviar el dolor y la debilidad al caminar.

A medida que empeora la enfermedad, la mayoría de las personas con osteonecrosis eventualmente necesitarán cirugía para reparar el hueso. En algunos casos, es posible que se necesite cirugía de reemplazo articular.

¿Quién puede tratar?

¿Quién puede tratar la osteonecrosis?

Por lo general, los siguientes especialistas tratan la osteonecrosis:

  • Cirujanos ortopédicos, que se especializan en el tratamiento y la cirugía de enfermedades de los huesos y las articulaciones.
  • Profesionales de salud mental, que brindan asesoramiento y tratan los trastornos de salud mental como la depresión y la ansiedad.
  • Terapeutas ocupacionales, que enseñan formas de proteger las articulaciones, minimizar el dolor, realizar actividades de la vida diaria y conservar energía.
  • Fisioterapeutas, que pueden ayudar a fortalecer los músculos y mejorar la función de las articulaciones.
  • Médicos de atención primaria, como un médico de cabecera o un especialista en medicina interna, que coordina la atención entre los diferentes proveedores de salud y trata otros problemas médicos a medida que surgen. Los médicos de atención primaria pueden ofrecer tratamiento no quirúrgico para la osteonecrosis.
  • Reumatólogos, que se especializan en la artritis y otras enfermedades de los huesos, las articulaciones y los músculos y que pueden brindar atención no quirúrgica para la osteonecrosis.
Cómo adaptarse

Cómo adaptarse a la osteonecrosis

Tener una enfermedad dolorosa como la osteonecrosis puede ser difícil, pero usted puede hacer lo siguiente para sobrellevar la enfermedad:

  • Pregúntele al médico qué tipos de ejercicios son los mejores para usted, así como qué actividades o ejercicios debe evitar.
  • Alivie la hinchazón, el dolor y el entumecimiento en las articulaciones usando compresas frías. Los tratamientos con calor, como las duchas de agua caliente o las almohadillas térmicas, ayudan a aliviar las articulaciones y los músculos rígidos.
  • Si tiene problemas emocionales o de salud mental, piense en buscar la ayuda de un profesional de salud mental o unirse a un grupo de apoyo, que puede ayudarle a aprender más sobre cómo afrontar y vivir con la enfermedad.

Recuerde seguir las recomendaciones de sus proveedores de atención médica.

Estudios clínicos

Ver/Descargar/Pedir Publicaciones

EmailPrintShare Descargar PDF
Fecha última revisión: Inicio de página