¿Qué es?

¿Qué es la enfermedad de Paget?

La enfermedad ósea de Paget es un trastorno crónico (de larga duración) que hace que los huesos crezcan y se debiliten más de lo normal. Por lo general, la enfermedad afecta solo a uno o a pocos huesos.

Muchas de las personas que tienen la enfermedad de Paget no presentan síntomas. Sin embargo, los cambios en los huesos pueden causar:

  • dolor en los huesos,
  • huesos deformes,
  • huesos rotos (fracturas),
  • problemas en las articulaciones cercanas a los huesos con la enfermedad.

Con tratamiento, muchas personas pueden:

  • controlar sus síntomas,
  • aliviar el dolor,
  • controlar los efectos de la enfermedad.
¿A quién le puede dar?

¿A quién le puede dar la enfermedad de Paget?

Ciertos factores pueden aumentar la probabilidad de tener la enfermedad ósea de Paget:

  • Edad. La enfermedad de Paget ocurre con menos frecuencia en las personas menores de 40 años. La probabilidad de presentar la enfermedad aumenta a medida que va envejeciendo.
  • Ser de origen anglosajón. La enfermedad de Paget es más frecuente en ciertas áreas del mundo, como:
    • América del Norte,
    • Australia,
    • Nueva Zelandia,
    • Europa, en aquellas personas de origen anglosajón.
  • Antecedentes familiares. La enfermedad de Paget ocurre con frecuencia en familias.
¿Cuáles son los síntomas?

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Paget?

Es posible que no sepa que tiene la enfermedad ósea de Paget porque muchas personas con la enfermedad no tienen síntomas. Sin embargo, las fracturas o los huesos deformes que ocurren por la enfermedad pueden causar dolor. Los síntomas se desarrollan lentamente. La enfermedad no se propaga a los huesos normales.

Algunas personas con la enfermedad avanzada pueden tener huesos deformes y otros cambios óseos, entre ellos:

  • aumento en el tamaño de la cabeza,
  • pierna con forma de arco,
  • curvatura de la columna vertebral.

Pueden aparecer otros síntomas, dependiendo del hueso afectado. Estos pueden incluir:

  • dolores de cabeza y pérdida de la audición cuando la enfermedad de Paget afecta el cráneo;
  • hormigueo y entumecimiento en los brazos y las piernas cuando las vértebras agrandadas (los huesos que forman la columna vertebral) ejercen presión sobre los nervios de la columna vertebral;
  • dolor en la cadera, que puede ocurrir cuando la enfermedad de Paget afecta la pelvis o el fémur.
¿Cuáles son las causas?

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Paget?

Los médicos no saben cuáles son las causas de la enfermedad ósea de Paget. Sin embargo, los cambios en los genes aumentan las posibilidades de presentar la enfermedad de Paget. Además, ciertos virus pueden ocasionarla en personas que ya tienen factores de riesgo para esta enfermedad.

¿Hay alguna prueba?

¿Hay alguna prueba para la enfermedad de Paget?

Algunas de las pruebas que los médicos solicitan con frecuencia para diagnosticar la enfermedad de Paget incluyen:

  • Radiografías. Esta es la prueba más frecuente que usan los médicos para diagnosticar la enfermedad.
  • Análisis de sangre. Una prueba de sangre puede analizar el nivel de una enzima en la sangre que puede ser un indicio de la enfermedad.
  • Tomografía de los huesos. Una tomografía de los huesos es una prueba que ayuda a los médicos a identificar cuáles son los huesos afectados por la enfermedad de Paget. La prueba puede ayudar a su médico a comprender hasta dónde se extiende la enfermedad.
¿Cómo se trata?

¿Cómo se trata la enfermedad de Paget?

El tratamiento puede ayudarle a controlar los síntomas, pero no cura la enfermedad. La meta del tratamiento es:

  • disminuir la velocidad o detener los cambios en los huesos,
  • reducir la posibilidad de tener complicaciones,
  • aliviar el dolor de los huesos y las articulaciones,
  • sanar las roturas (fracturas).

Los médicos pueden recomendar lo siguiente para ayudar a tratar y controlar la enfermedad:

  • medicamentos, como bifosfonatos o calcitonina;
  • cirugía para corregir los problemas derivados de las complicaciones de la enfermedad, como casos de fracturas o artritis que requieran un reemplazo articular;
  • ejercicios, como caminar o levantar pesas, para desarrollar huesos fuertes y ayudar a mantener un peso saludable;
  • dieta para asegurarse de obtener suficiente calcio y vitamina D.
¿Quién lo puede tratar?

¿Quién puede tratar la enfermedad de Paget?

La enfermedad de Paget puede afectar muchas partes del cuerpo, por lo que es posible que necesite ver a más de un tipo de médico. Estos pueden incluir:

  • endocrinólogos, que tratan trastornos hormonales y metabólicos;
  • reumatólogos, que tratan trastornos articulares y musculares;
  • neurólogos, que tratan trastornos y enfermedades de la columna vertebral, el cerebro y los nervios;
  • cirujanos ortopédicos, que tratan lesiones y enfermedades óseas;
  • otorrinolaringólogos, que tratan los trastornos de los oídos, la nariz y la garganta.
Cómo adaptarse

Cómo adaptarse a la enfermedad de Paget

Los tratamientos actuales pueden ayudar a la mayoría de las personas con la enfermedad de Paget a llevar vidas productivas. Al seguir el plan de tratamiento de su médico, se puede reducir la posibilidad de desarrollar complicaciones o cambios significativos en sus huesos. También se debe:

  • Mantener un peso saludable, lo cual es especialmente importante si la enfermedad de Paget ha provocado artritis en la cadera o en las rodillas.
  • Evitar las caídas al:
    • comprobar si en su casa hay cosas que pueden causar accidentes, como alfombras sueltas o poca iluminación;
    • instalar barras de apoyo y pasamanos;
    • usar alfombras antideslizantes en el baño y la bañera;
    • hacerse con regularidad un examen de la vista;
    • aumentar su equilibrio y su fuerza al hacer ejercicio todos los días.
  • Vivir un estilo de vida saludable para mantener una buena salud de los huesos. No fume y si fuma deje de hacerlo. Si bebe alcohol, hágalo con moderación.
Fecha última revisión: