¿Qué es?

La cirugía de reemplazo articular, o artroplastia, reemplaza las partes lesionadas o enfermas de la articulación y las reemplaza por partes nuevas y artificiales.

La cirugía de reemplazo articular puede aliviar el dolor y ayudarle a moverse con más facilidad y sentirse mejor. Las caderas y las rodillas son las articulaciones que se reemplazan con más frecuencia. Otras articulaciones que se pueden reemplazar son los hombros, las articulaciones de los dedos, los tobillos y los codos.

¿Por qué es necesaria?

Es posible que se necesite reemplazar las articulaciones si éstas tienen daño debido a:

  • la artritis
  • el paso de los años
  • algunas enfermedades.

Es probable que su médico le sugiera que primero le sugiera otros tratamientos para disminuir el dolor y ayudarle a moverse mejor, tales como:

  • aparatos de apoyo para ayudarle a caminar, como un bastón
  • plan de ejercicios
  • fisioterapia
  • medicamentos.

Algunas veces el dolor continúa y hace difícil realizar las tareas cotidianas. En ese caso, su médico podría mandarle a hacer una radiografía para examinar la articulación. Si la radiografía muestra que hay daño y la articulación le duele, usted podría necesitar un reemplazo de articulación.

¿Qué pasa durante?

Parte del cuerpo en donde se realiza la cirugía de reemplazo de cadera
Parte del cuerpo en donde se realiza la cirugía de reemplazo de cadera

Durante la cirugía de reemplazo articular, sus médicos le:

  • Darán medicamentos para ponerle a dormir para que no sienta dolor. Los medicamentos pueden bloquear el dolor en una sola parte del cuerpo o pueden poner a dormir todo el cuerpo.
  • Reemplazarán la articulación dañada con una articulación artificial nueva.
  • Llevarán a una sala de recuperación hasta que despierte completamente o el adormecimiento haya desaparecido.

¿Qué puedo esperar después?

Con la cirugía de rodilla o cadera, es probable que necesite permanecer en el hospital por unos días. Si usted es una persona de edad avanzada o tiene alguna otra discapacidad, es posible que tenga que pasar varias semanas en un centro de cuidados intermedios antes de regresar a casa. Su equipo de médicos, junto con usted, decidirán cuánto tiempo permanecerá en el hospital.

A menudo le harán que se pare y que comience a caminar el mismo día de la cirugía de reemplazo la cadera o la rodilla. Al principio caminará con un andador o con muletas. Usted puede sentir dolor temporal en la nueva articulación porque sus músculos están débiles por la falta de uso. Además, su cuerpo se está sanando. El dolor se puede aliviar con medicamentos y no debe durar más de unas pocas semanas o meses.

Un día después de la cirugía, puede comenzar la fisioterapia para recuperar la movilidad y fortalecer los músculos que rodean la articulación artificial. En el caso de reemplazo de la articulación del hombro, por lo general puede comenzar a hacer ejercicios el mismo día de la cirugía. El fisioterapeuta le ayudará con ejercicios suaves de amplitud de los movimientos. Antes de salir del hospital, su fisioterapeuta le enseñará cómo usar un aparato con una polea que le ayudará a doblar y extender el brazo.

Complicaciones

El riesgo de que ocurran problemas después de la cirugía de reemplazo articular es mucho menor que en el pasado. La mayoría de los problemas que surgen se pueden tratar. Los problemas que pueden ocurrir incluyen:

  • infección
  • coágulos
  • aflojamiento de la articulación artificial
  • dislocación de la nueva articulación artificial
  • desgaste de las articulaciones artificiales
  • lesiones de los nervios o los vasos sanguíneos.
Fecha última revisión: