Información relacionada

Cirugía de Reemplazo Articular

Portada de Cirugía de reemplazo

Revisado en noviembre de 2012

Cirugía de reemplazo articular: Información para comunidades multiculturales

¿Qué es la cirugía de reemplazo articular?

La cirugía de reemplazo articular, o artroplastia, es un procedimiento en el que se saca la articulación dañada y se pone una articulación artificial en su lugar. Una articulación es el lugar donde se unen dos o más huesos, como la rodilla, la cadera o el hombro. Por lo general, un cirujano ortopedista es quien realiza la cirugía. A veces el cirujano no saca toda la articulación, sino que reemplaza o repara sólo las partes dañadas.

El médico podría recomendarle el reemplazo articular para mejorar su calidad de vida. La cirugía de reemplazo articular puede aliviar el dolor y ayudarle a moverse con más facilidad y sentirse mejor. Las caderas y las rodillas son las articulaciones que con mayor frecuencia se reemplazan. Otras articulaciones que se pueden sustituir son los hombros, las articulaciones de los dedos, los tobillos y los codos.

Dibujo de un médico mostrando una radiografía a su paciente y su hija

¿Qué puede pasarle a las articulaciones?

Dibujo de una articulación artificial

Las articulaciones pueden sufrir daño debido a la artritis y otras enfermedades, las lesiones u otras causas. Las articulaciones se pueden desgastar a causa de la artritis o simplemente con el paso de los años. Este desgaste puede causar dolor, rigidez e hinchazón. Los huesos están vivos y necesitan sangre para crecer, sanar y mantenerse fuertes. Las enfermedades o lesiones en las articulaciones pueden disminuir el flujo sanguíneo, lo que puede ser causa de otras complicaciones.

¿Cómo es la articulación artificial?

La articulación artificial, que recibe el nombre técnico de prótesis, puede estar hecha de plástico, de metal o de ambos. Puede fijarse con cemento o puede no ser cementada de manera que el hueso sano pueda crecer dentro de la prótesis. También se pueden combinar ambos métodos para mantener la articulación en su lugar.

Las articulaciones que son fijadas con cemento se usan con mayor frecuencia en personas de edad avanzada que son sedentarias o en personas con huesos débiles. El cemento fija la articulación artificial al hueso. Las articulaciones no cementadas se recomiendan para las personas jóvenes activas y para personas con huesos sanos. Éstas pueden tardar más en sanar debido al tiempo que le toma al hueso crecer y fijarse a la prótesis.

Dibujo de un hombre y una mujer caminando en una tienda

Las articulaciones artificiales por lo general duran entre 10 y 15 años. Por esto, los pacientes jóvenes podrían tener que cambiar la articulación artificial más de una vez.

¿Se somete mucha gente a la cirugía de reemplazo articular?

Cada día la cirugía de reemplazo articular es más común. Anualmente, más de un millón de personas en los Estados Unidos se someten a una cirugía de reemplazo articular. Las investigaciones han demostrado que esta cirugía puede ayudar incluso a pacientes de edad avanzada a recuperar movilidad y a sentirse mejor.

Cualquier cirugía conlleva riesgos. Los riesgos dependerán de su estado de salud antes de la operación, el grado de intensidad de su artritis y el tipo de cirugía que se va a realizar. Muchos hospitales y médicos han estado practicando la cirugía de reemplazo articular por décadas y esta experiencia brinda mejores resultados para el paciente. Para resolver sus dudas, algunas personas dirigen sus preguntas al médico o a otras personas que han pasado por la cirugía. Es posible que un médico especializado en articulaciones, lo atienda antes, durante y después de la cirugía para asegurarle una pronta y completa recuperación.

¿Necesito una articulación artificial?

Sólo el médico le puede decir si necesita una articulación artificial. El evaluará la articulación por medio de una radiografía u otro tipo de imágenes diagnósticas. Para evaluar el daño, el médico podría introducir en la articulación una videocámara insertada en un pequeño tubo que tiene una luz (artroscopio). Es posible también que extraiga una pequeña muestra de tejido para examinarlo.

Dibujo de un cirujano que opera la rodilla de su paciente

Luego de examinarle la articulación, el médico podría indicarle que haga ejercicio, que use andadores o bastón, fisioterapia o medicamentos y suplementos vitamínicos. Entre los medicamentos para la artritis se encuentran aquellos que reducen la inflamación. Dependiendo del tipo de artritis el médico le podría recetar corticoesteroides o algunos otros medicamentos.

Sin embargo, todos los medicamentos tienen efectos secundarios entre los que se encuentran la pérdida de masa en los huesos.

Si el tratamiento no funciona, el médico podría recomendarle que se someta a una osteotomía, que es una operación en la que el cirujano alinea la articulación. Para hacer esto el cirujano corta el hueso o los huesos que rodean la articulación para mejorar la alineación. Si bien esta intervención es más simple que el reemplazo articular, la recuperación puede tardar más. Sin embargo, esta operación no es tan común hoy en día.

La cirugía de reemplazo articular es con frecuencia la solución si padece de dolor constante y falta de movimiento adecuado de la articulación, por ejemplo, si tiene dificultad para caminar, subir las escaleras o bañarse.

¿Qué sucede durante la cirugía?

El personal de la sala de cirugía le dará un medicamento (anestesia) para que no sienta dolor. La anestesia puede ser regional, o sea, que adormece solamente una parte del cuerpo, o general, en cuyo caso se dormirá completamente. Después, se reemplazará la articulación dañada con una prótesis.

Todas las cirugías son diferentes. La duración de la operación dependerá de cuán dañada esté la articulación y cómo se le practique la cirugía. La cirugía de reemplazo de cadera o rodilla toma generalmente dos horas o menos, a no ser que surjan complicaciones. Después de la cirugía, le llevarán a una sala de recuperación postoperatoria donde permanecerá por 1 ó 2 horas hasta que despierte completamente o el adormecimiento haya desaparecido.

Dibujo de un equipo médico en una sala de operación, realizando una cirugía de reemplazo de rodilla

¿Qué sucede después de la cirugía?

Los pacientes que se someten a la cirugía de reemplazo de cadera o rodilla, por lo general tendrán que permanecer hospitalizados por unos días. Si usted es una persona de edad avanzada o tiene alguna otra discapacidad, es posible que tenga que pasar varias semanas en un centro de cuidados intermedios antes de regresar a casa. Usted y los médicos decidirán cuánto tiempo permanecerá en el hospital.

Con frecuencia el paciente puede pararse y comenzar a caminar el mismo día de la cirugía de reemplazo de cadera o rodilla. Al comienzo caminará con un andador o con muletas. Es posible que sienta dolor en la articulación artificial por un tiempo porque los músculos estarán débiles por la falta de uso y porque el cuerpo estará sanándose. El dolor se puede aliviar con medicamentos y no debe durar más de unas pocas semanas o meses.

La fisioterapia puede comenzar un día después de la cirugía para recuperar la movilidad y fortalecer los músculos que rodean la articulación artificial. En el caso de la cirugía de reemplazo del hombro, usted podrá comenzar a hacer ejercicio el mismo día de la operación. El fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios moderados que le ayudarán a recuperar movilidad. Antes del alta, el fisioterapeuta le enseñará a usar un aparato parecido a una polea que le ayudará a doblar y extender el brazo.

Dibujo de una mujer acompañando a un hombre usando una andadera

¿Será exitosa mi cirugía?

El éxito de la cirugía dependerá en gran medida de lo que usted haga una vez le den de alta. Siga las recomendaciones del médico sobre la alimentación, los medicamentos y los ejercicios. Hágale saber al médico si tiene cualquier dolor o dificultad para moverse.

La cirugía de reemplazo articular suele ser exitosa en la mayoría de los casos. Aun cuando surjan complicaciones, éstas por lo general se pueden tratar. Algunas posibles complicaciones son:

  • Infección. El área alrededor de la herida o de la articulación artificial podría infectarse. Puede que esto suceda mientras todavía esté en el hospital o luego de que le den el alta. Incluso, puede suceder varios años más tarde. Las infecciones leves en la herida se suelen tratar con medicamentos. Las infecciones más profundas pueden necesitar de una segunda cirugía para tratar la infección o sustituir nuevamente la articulación.
  • Dibujo de una fisioterapeuta ayudando a un hombre a ejercitar su rodilla

  • Coágulos. Cuando la sangre no fluye con rapidez, se forman unos grumos sólidos llamados coágulos. Si siente dolor o tiene hinchazón en las piernas luego de la cirugía de reemplazo de cadera o de rodilla, es posible que se deba a la formación de coágulos. El médico le puede recetar medicamentos para reducir el riesgo de que se formen coágulos o recomendarle que use calcetines o botas especiales y que haga ejercicios para hacer que la sangre fluya con más rapidez. Si siente dolor o tiene enrojecimiento o hinchazón en la pierna luego de que le den el alta, comuníquese con el médico inmediatamente.
  • Aflojamiento. La articulación artificial podría aflojarse y causar dolor. Si hay mucho aflojamiento, podría ser necesario someterle a una segunda cirugía. Fijar la articulación artificial al hueso de manera diferente debería ayudar este problema.
  • Dislocación. Algunas veces, después de la cirugía de reemplazo de cadera o rodilla, la bola de la articulación artificial puede salirse de lugar. En la mayoría de los casos, se puede resolver sin cirugía. Es posible que haya que inmovilizar la articulación con una férula por un tiempo si ocurre una dislocación.
  • Dibujo de una mujer sentada en una silla ejercitando su rodilla

  • Desgaste. Las articulaciones artificiales siempre se desgastan en alguna medida. Si se desgastan mucho, esto puede causar una dislocación y el médico podría verse obligado a operar nuevamente. Algunas veces sólo se desgasta la parte plástica de la prótesis y el médico sólo sustituye esa parte en lugar de toda la articulación.
  • Lesiones de los nervios o los vasos sanguíneos. Es posible que los nervios que rodean la articulación sufran daño durante la cirugía, pero esto no sucede con frecuencia. Con el tiempo, la lesión mejorará y podría sanar por completo. También se pueden lastimar los vasos sanguíneos.

A medida que usted comience a mover la articulación y los músculos se fortalezcan, el dolor se aliviará y aumentarán la flexibilidad y la movilidad.

¿Qué investigaciones se están llevando a cabo?

Los estudios de las diversas formas de artritis, la razón más común para la cirugía de reemplazo de articulaciones, están ayudando a los médicos a comprender mejor estas enfermedades y desarrollar tratamientos para detener o disminuir su progresión y el daño que realizan a las articulaciones.

Los científicos están estudiando cuáles articulaciones artificiales son las que mejor ayudan a recuperar la movilidad y la flexibilidad. También están estudiando nuevos materiales para las articulaciones artificiales y otras maneras de mejorar la cirugía.  Por ejemplo, los investigadores están tratando de descubrir cómo reducir la repuesta inflamatoria a los componentes de las articulaciones artificiales y buscan comprender por qué algunos tipos de prótesis tienen más éxito que otras.

Dibujo de dos mujeres caminando en una tienda

Otros investigadores tratan de descubrir por qué algunas personas que necesitan la cirugía deciden no someterse a ella y qué cosas pueden influir en la decisión de los pacientes de buscar tratamiento o mejorar la recuperación y el bienestar.

Puede obtener más información en inglés sobre las investigaciones que se realizan de las siguientes fuentes:

  • NIH Clinical Research Trials and You, que fue diseñado para ayudar a las personas a aprender más sobre los estudios clínicos, su importancia y cómo participar en ellos.  Las personas que visitan este sitio podrán encontrar información básica sobre cómo participar en un estudio clínico, historias reales de voluntarios actuales de estudios clínicos, explicaciones de los investigadores y enlaces para ayudarle a buscar en un estudio clínico o registrarse en un programa en que le ayuden a encontrar un estudio clínico para el cual usted sea idóneo.
  • ClinicalTrails.gov, que ofrece información actualizada para poder localizar estudios clínicos financiados por el gobierno federal y privadamente sobre una gran variedad de enfermedades y trastornos.
  • NIH RePORTER, que es una herramienta electrónica que permite a los usuarios buscar en un repositorio de proyectos de investigación intramuros y extramuros financiados por los NIH durante los últimos 25 años y obtener acceso a las publicaciones (a partir de 1985) y los patentes que han resultado de los proyectos financiados por los NIH.
  • PubMed, que es un servicio gratuito de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, que permite buscar entre millones de citas y resúmenes de revistas profesionales en las áreas de medicina, enfermería, odontología, medicina veterinaria, el sistema de salud y las ciencias preclínicas. (Se pueden obtener los resultados de algunos recursos en español)

¿Dónde puedo encontrar más información acerca de la cirugía de reemplazo articular?

Centro Nacional de Distribución de Información del Instituto Nacional de Artritis
y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés)
Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés)

1 AMS Circle
Bethesda,  MD 20892-0001
Teléfono: 301-495-4484
Llame gratis: 877-22-NIAMS (877-226-4267)
TTY: 301-565-2966
Fax: 301-718-6366
Correo electrónico: NIAMSinfo@mail.nih.gov
Sitio Web: http://www.niams.nih.gov

Oficina para la Investigación Aplicada a la Medicina

Sitio Web: http://odp.od.nih.gov/

Otras organizaciones

Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos

Sitio Web: http://www.aaos.org

Colegio Americano de Reumatología

Sitio Web: http://www.rheumatology.org

Fundación de Artritis

Sitio Web: http://www.arthritis.org

Agradecimientos

El NIAMS agradece encarecidamente la colaboración de la Dra. Graciela S. Alarcón, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama en Birmingham, AL; el Dr. Agustín Escalante, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, TX; la Dra. Kathleen Figaro, del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt, en Nashville, TN; el Dr. George Galante, del Centro Médico Rush-Presbyterian-St. Luke’s, en Chicago, IL; Julia McClanahan, de Oak Ridge, TN; y el Dr. James Panagis, del NIAMS/NIH en Bethesda, MD.

¿Tiene alguna enfermedad de las articulaciones?

Usted podría ayudar a los científicos a aprender más sobre estas condiciones.

Para obtener información sobre los proyectos de investigación cerca de su hogar, llame al

Centro Nacional de Distribución de Información del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel 301–495–4484

¡Usted puede hacer una diferencia!
www.niams.nih.gov


Para su información

En esta publicación hay información sobre medicamentos relacionados con la cirugía de reemplazo articular. Hemos brindado la información más actualizada disponible al momento de la impresión. Es posible que desde entonces haya surgido más información sobre estos medicamentos.

Para obtener la información más actualizada o para hacer preguntas sobre cualquiera de los medicamentos que está tomando, llame gratis a la

Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU.

Llame gratis: 888–INFO–FDA (888–463–6332)
Sitio Web: http://www.fda.gov

Si quiere saber más sobre las estadísticas o recibir la información más actualizada sobre este tema, llame gratis al Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades al

Centro Nacional de Estadística de Salud de los
Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades

Llame gratis: 800–232–4636
Sitio Web: http://www.cdc.gov/nchs

Este folleto no tiene los derechos de autor reservados. Se invita a los lectores a duplicar y distribuir tantas copias como consideren necesarias.

Copias adicionales de este folleto están disponibles en:

Centro Nacional de Distribución de Información del Instituto Nacional de Artritis
y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés)
Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés)

1 AMS Circle
Bethesda,  MD 20892-0001
Teléfono: 301-495-4484
Llame gratis: 877-22-NIAMS (877-226-4267)
TTY: 301-565-2966
Fax: 301-718-6366
Correo electrónico: NIAMSinfo@mail.nih.gov
Sitio Web: http://www.niams.nih.gov

La misión del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés), uno de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos, es apoyar la investigación sobre las causas, el tratamiento y la prevención de la artritis y las enfermedades que afectan los músculos, los huesos y la piel; la capacitación de científicos clínicos y de ciencias básicas para que lleven a cabo estas investigaciones; y la diseminación de información del progreso de la investigación en estas enfermedades. El Centro de Información y Recursos del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel es un servicio público patrocinado por el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel que provee información sobre la salud y otras fuentes de información. Puede encontrar información adicional en el sitio Web de NIAMS: www.niams.nih.gov.

Ofrecemos algunas de nuestras publicaciones en español en formato impreso. Para solicitar ejemplares por correo, use el formulario electrónico.